The XX, I see you, album, 2017, música

«I see you» y otras cosas de The XX

Viernes 13, fecha de mal presagio en algunas culturas. En el calendario cultural de 2017 este primer 13 del año ha tenido una marca particular: «I see you» de The XX salió al mercado.

Son muy jóvenes. Decir que no llegan a los 30 y que acaban de publicar su tercer disco -cuando hace cinco que sacaron el segundo- quiere decir que son realmente muy jóvenes. Y el mérito no está en eso. O quizá no sólo en eso.

Érase una vez The XX

En el año 2009 nacía oficialmente y para todo el mundo un grupo de unos casi-aún-adolescentes británicos. El nombre de su bautismo fue The XX y el título de su primer álbum (así como la carátula) no dejaban lugar para las confusiones: «XX».

Entre «XX» (2009) y «Coexist» (2012), el mundo de The XX, tejido entre lo oscuro y lo onírico, se hacía patente.

The XX, XX, disco 2009

Era un disco que de una primera escucha uno no podía terminar de creer que fuera un álbum debut. Era frágil, sí. Quizá imperfecto. Pero tenía una seña de identidad definida y más de un tema que se adivinaba perduraría en el tiempo.

El disco arrancaba con «Intro», una canción casi totalmente instrumental que con el tiempo acabó colándose en el subconsciente de millones de personas. La atmósfera del tema parecía haber nacido en un lugar específico pero común para todos, tanto para ellos como creadores como para nosotros en tanto que visitantes de este espacio. Por otra parte, unos años después, la televisión también tuvo algo de culpa en eso de colarse en nuestras mentes. En España, sin ir más lejos, esta intro se usó en más de un anuncio.

Su apuesta estaba lanzada, el camino que querían recorrer estaba ya a la vista. Pero todo grupo pasa antes o después por una etapa de revisión del proyecto.

Entre «XX» (2009) y «Coexist» (2012), el mundo de The XX, tejido entre lo oscuro y lo onírico, se hacía patente. Música electrónica, dos voces diferentes pero complementarias, mezcla de instrumentos… Su apuesta estaba lanzada, el camino que querían recorrer estaba ya a la vista. Pero todo grupo pasa antes o después por una etapa de revisión del proyecto.

Después de 5 años, la espera empezaba a alargarse. ¿Volverían? En esos 5 años ha pasado lo que tenía que pasar. Que esos casi adolescentes encumbrados tan rápidamente se tuvieron que enfrentar a situaciones y toma de decisiones de lo más dispar. E incluso, por qué no, a investigar sus propios límites, jugar con otras cosas o dejarse fluir (cada uno con una motivación diferente). Pero al final, la cabra tira al monte y cuando lo que nació lo hizo como fruto de una pulsión muy clara, lo natural era continuar lo que un día comenzó.

Cierto es que los primeros compases de «Dangerous» -primera canción de «I see you»- nos remite directamente al mundo de los clubes nocturnos.

Ahora bien, ya sea por los años, por la madurez o por la experimentación personal y artística, el resultado deja regusto a muchas cosas. Hay que escucharlo.

El antes y el después de The XX

A muchos les gusta decir que una banda ha perdido su sonido cuando lo que ha ocurrido es simplemente una exploración y una evolución.

En el caso que nos ocupa, no hay realmente una pérdida como tal. Hay evolución, sí. Hay exploración, claro. Pero no han perdido su identidad. Cierto es que los primeros compases de «Dangerous» -primera canción de «I see you»- nos remite directamente al mundo de los clubes nocturnos. Esto último probablemente sea influencia directa de la incursión de Jamie XX en el mundo DJ. En estos 5 años de ausencia publicó un disco en solitario -«In colour»-, que posteriormente fue nominado a los Grammy en la categoría de mejor álbum de dance/electrónica.

Por eso no es extraño que, por momentos, el disco tenga cierto aroma discotequero pero, como dirían los amantes de los vinos, se trata del retrogusto. Porque de base siguen siendo oníricos, siguen siendo electrónicos -y con electrónicos no me refiero sólo a los sintetizadores-, e incluso mantienen ciertos paralelismos -sutiles- pero presentes con Interpol o White Lies.

Muchos han calificado este disco como más luminoso que los anteriores. Quizá esa luminosidad no se refleje sólo en ese paso adelante que ha dado la banda en cuanto a sonido. Efectivamente las canciones son más brillantes. Aunque todo apunta a que es también una declaración de intenciones. No en vano, la carátula del álbum, además de su ya inseparable X, es un reflejo de los miembros del club en una suerte de espejo que también refleja la luz del sol. Son ellos. Pero no son ellos. Hay sombras, las suyas. Pero también hay color y luz.

Un paso más que ya se nos empezó a anunciar en noviembre de 2016 con el lanzamiento del tema «On Hold», octavo tema del disco.

Solo con el tiempo podremos apreciar si la influencia del mundo DJ  ha llegado para quedarse.

A qué más suenan The XX

Al final, cuando escuchamos la música de uno u otro grupo, acabamos por conectar lo que escuchamos con otras referencias que tenemos. Para quienes The XX sean aún novedad, aquí van un par de opciones con estilos parecidos.

Foals – Late night

London Grammar – Wasting my young years

El veredicto

Sería injusto decir que no han cambiado nada, así como también sería injusto decir que es un álbum excelente.

No obstante, se agradece la frescura a pesar de la oscuridad, la contundencia a pesar de lo onírico y sobre todo, como decíamos en un principio, la capacidad de ser fieles a ellos mismos. De mantener su sello personal.

Tras varias escuchas resulta un disco equilibrado incluso con las nuevas propuestas. Aunque solo con el tiempo podremos apreciar si la influencia del mundo DJ  ha llegado para quedarse.

 

Anuncios

Año nuevo…

Primeros días del nuevo año y llevamos ya varios -días e incluso semanas- saturándonos de a poquito con las cosas que el 2016 nos ha hecho dejar atrás. O quizá, mejor dicho, las personas que nos han ido diciendo adiós sin pretenderlo. A estas alturas de la película dejan de ser noticia las pérdidas, aunque vamos a tardar en olvidarlas.

David Bowie, Prince, Carrie Fisher, Debbie Reynolds, George Michael, Leonard Cohen, Zsa Zsa Gabor, George Martin, Harper Lee, Alan Rickman… Y podría seguir.

Precisamente porque los años nuevos dicen que traen cosas nuevas y porque el 2016 quedó atrás -para bien o para mal-, cuando todo el mundo habla de lo que quedó, a mi me gustaría hablar de lo que está por venir. Porque, aunque lo parezca, no es demasiado pronto para aventurarnos. Aunque sólo sea a base de pildoritas…

… Cine nuevo

«Toni Erdmann» (Maren Ade). Nominada en multitud de Festivales y Premios, la ganadora del FIPRESCI en Cannes promete ser todo un descubrimiento en este comienzo del 2017. La historia gira en torno a un padre que trata de conectar con su hija recurriendo a métodos fuera de lo común. Ella, una reputada ejecutiva, acostumbrada a una vida recta y seria, se ve por momentos acorralada por su padre. La acidez a la hora de tocar temas tan cotidianos aligera el largometraje de casi 3 horas de duración. Según palabras de la propia directoria, el ritmo es fundamental en la película y eliminar cualquier otro elemento para acortarla habría supuesto la ruptura de ese ritmo, con el consiguiente riesgo de hacer tedioso el film. El resultado final: todo lo contrario. «Toni Erdmann» se estrena en España el 20 de enero.

«La luz entre los océanos» (Derek Cianfrance). También el 20 de enero se estrena la última película del director de «Blue Valentine». ¿Cómo queda una vida cuando se pierde a un hijo? ¿Y cuando te ves obligado a renunciar a él? ¿Cómo se vive una vida medio inventada, en la ausencia y con el corazón mal remendado? Sobre esas premisas Cianfrance teje la relación de una pareja -protagonizada por Alicia Vikander y Michael Fassbender-, quienes tras perder a su hijo rescatan a un bebé a la deriva y lo crían como suyo. Hasta que conocen a la madre de la criatura, quien la dio por muerta tras hundirse el barco en que viajaban.

«Marrowbone» (Sergio G. Sánchez). Al coguionista de «El Orfanato» y «Lo imposible» el escritorio se le queda corto y debuta en la dirección con «Marrowbone». Cuenta la historia de cuatro hermanos que acaban de perder a su madre y, movidos por el miedo a ser separados, se esconden en una granja abandonada. Lo que a priori parece una historia cotidiana con aires de melodrama, en realidad es un thriller con tintes de horror, pues la granja donde esperan encontrar cobijo oculta cosas que no querrían conocer. La película se rodó principalmente en Asturias durante el verano de 2016 y se espera su estreno para el mes de octubre.

Otros que vuelven y a quienes esperamos con las mismas ganas (o más) son Christopher Nolan con «Dunkerque» (Tom Hardy a la cabeza); Danny Boyle con «T2 Trainspotting», (no podía faltar Ewan McGregor 21 años después); M. Night Shyamalan con «Múltiple», (esperamos el papelón de James McAvoy encarnando a un tipo con 23 personalidades); Michael Haneke con «Happy End», (y su Isabelle Huppert), o Todd Haynes con «Wonderstruck» (Michelle Williams y Julianne Moore a sus órdenes).

Y esto es solo un aperitivo.

… Teatro nuevo

Porque el comienzo de año también nos va a llevar al teatro.

El Centro Dramático Nacional comienza el año con fuerza programando un clásico que, de tan clásico, se ha convertido sin querer en (triste) actualidad. «Las brujas de Salem», de Arthur Miller, se estrena el 20 de enero y estará en cartel hasta el 5 de Marzo. Esta adaptación teatral de Eduardo Mendoza está dirigida por Andrés Lima, quién con sus propias palabras cuenta en la página oficial de CDN la vigencia de la obra.

cdn_lasbrujasdesalem_2017

Palabras de Andrés Lima sobre Las brujas de Salem. Fuente: CDN 

De la mano de Pablo Messiez, director de «La piedra oscura», llega a España «He nacido para verte sonreír», un texto escrito por el cineasta y dramaturgo argentino Santiago Loza. La historia nos acerca al universo de las relaciones familiares. Porque no es lo mismo ser hijo que padre ni ser madre que esposa. Porque a veces somos algo que no sabemos que somos simplemente porque no reparamos en cómo nos comportamos, más allá del rol que nos toca desempeñar en la vida. La nuestra y la de los demás. La obra se representará en el Teatro Abadía del 1 al 19 de marzo.

También en el Teatro Abadía, aunque un poco más tarde, vuelve uno de los éxitos de 2016: «Incendios». Después de agotar localidades para todas sus funciones con varias semanas de antelación, la obra del Wajdi Mouawad dirigida por Mario Gas vuelve a Madrid. Al igual que en la obra de Messiez, las relaciones familiares están en el punto de mira de este montaje, aunque la óptica, en este caso, está marcada con las huellas indelebles de la guerra y el desamparo. Aquí, dos hermanos buscan la piedra angular de sus propias vidas. Abanderado por Nuria Espert, un reparto de lujo se sube de nuevo a las tablas del Abadía entre el 21 de junio y el 16 de julio.

Y en el mundo de los musicales, el Teatro Nuevo Alcalá acogerá uno de los montajes más esperados: «Billy Elliot El Musical». David Serrano, el que se lanzara a las tablas con «Hoy no me puedo levantar» revolucionando la Gran Vía madrileña, se atreve ahora con el conocido musical cuyo elenco está formado mayoritariamente por niños. Siempre un reto. Estará en cartel del 5 de octubre al 3 de diciembre.

… Libros nuevos

¡Y que no falten!

En 2017 se celebra el centenario del nacimiento de Gloria Fuertes. Es por ello que encontraremos distintas publicaciones al respecto, incluida una de la propia Fundación Gloria Fuertes. Por su parte, Blackie Books edita para este año de aniversario «El libro de Gloria Fuertes (Antología de poemas y vida)».

Otra editorial que nos trae un recopilatorio es Tusquets, aunque en este caso no es con motivo de ningún aniversario. El prolífico autor japonés Haruki Murakami, que tan bien ha sabido hacerse hueco en occidente con títulos como «Tokio Blues» o el recién publicado «El elefante desaparece», vuelve a salir a la palestra con un recopilatorio de artículos en relación al oficio del escritor. El libro, que ya fue publicado en Japón pero llega ahora a las librerías españolas, lleva por nombre «Novelista por vocación».

Después de «Sunset Park», Paul Auster parecía haber abandonado el mundo de las novelas. Sin embargo, siete años después, regresa con «4 3 2 1», publicada por Seix Barral y Ediciones 62. La novela narra la historia de cuatro personajes que nacen con el mismo ADN y  el mismo día, pero que viven vidas completamente diferentes a lo largo del siglo XX y siendo testigos de los principales acontecimientos históricos. La novela sale a la venta en Estados Unidos a finales de enero. En España tendremos que esperar hasta finales de septiembre para hacernos con un ejemplar traducido.

«Babilonia» es la nueva novela de Yasmina Reza y que publicará Anagrama en otoño de este año. Poco se sabe de la obra de la escritora y dramaturga francesa, salvo que, como en casos anteriores, su mirada se posa en otras artes como punto de partida para su historia. En este caso, la fotografía.

… Música nueva

Cierto es que muchos discos -algunos muy esperados- van a salir en 2017. Y también es muy cierto que el año va a estar plagado de conciertos y festivales que pueden -y darán- mucho de qué hablar. Pero llegados a este punto, lo realmente interesante está en los descubrimientos.

Mi descubrimiento de este recién comenzado 2017 pasa por una jovencísima Andrea Motis. Trompetista, saxofonista, vocalista y otras cuantas cosas terminadas en -ista, esta promesa del jazz se está consolidando a pasos de gigante. En 2017, quizá, ojalá, se deje de hablar de ella como promesa.

Con ella os dejo para deleite de vuestros sentidos.

Playlist para días como hoy

A veces te tropiezas con canciones que te recuerdan a otras canciones, que te recuerdan a ciertos momentos, que te provocaron -y aún te provocan- emociones. En otras palabras, canciones que, las conocieras antes o no, te recuerdan a algo que forma parte de ti.

Algunas de esas canciones, sin voluntad propia y ante el desconocimiento de sus autores, no solo forman parte de ti sino que componen tu banda sonora particular.

Hay días que, por la razón que sea, huelen a algo en particular. Hablo desde la mayor de las subjetividades. No es que salgas a la calle y huela a lluvia. Es que sales a la calle y huele al día en que te reencontraste con un amigo que hacía siglos que no veías o a los veranos que tus padres te llevaban al Parque de Atracciones y era el día más maravilloso del mundo (aunque sólo pudieras montarte en 4 cacharritos porque por aquellas fechas no existía la calcamonía, ni nada que se le pareciera).

Cuando juntamos esa clase de canciones y esa clase de días, salen playlists o listas de reproducción que te van a dar la pauta del resto del día. Y te susurran al oído el estado de ánimo que tienes incluso aunque (aún) no te hayas dado cuenta.

Canciones o poemas

Mi playlist de hoy es breve y ecléctica. Son letras que bien podrían ser poemas o jeroglíficos y melodías que se quedan fácil. Y todas son en castellano.

Seguir leyendo

El subconsciente en la música

Hace unos días tuve el placer de activar ciertos resortes que tenía medio aletargados en la cabeza. La culpa, por decirlo de alguna manera, fue de un intensivo de interpretación en una sala del centro de Madrid. “La niña nos ha salido artista” estarán pensando algunos… “Bueno… Sí, pero no”, digo yo.

La cuestión es que uno de los agentes principales que nos ayudaron para despertar la bestia creativa que todos llevamos dentro, era, sin duda, la música. No de una forma activa, pues la acción salía de nosotros mismos, pero sí como compañera de viaje. Tanto es así, que después de aquel taller la música se ha convertido casi por accidente en el motor que me impulsa a crear. Me ambiento con canciones y canciones, una detrás de otra, melodías archiconocidas o pequeñas obras que a menudo pasan desapercibidas. En mi caso, todo o casi todo son piezas que forman parte de bandas sonoras de películas. Y así, poco a poco, se va fraguando casi sin querer ,-casi-, un estado de ánimo.

Fue ahí, justo en el momento en que ese pensamiento cruzó mi mente cuando me pregunté qué vino antes, si el huevo o la gallina. Es decir, ¿es la música la que provoca que nuestro estado de ánimo se altere hacia algo que buscamos (o no)? ¿o es el estado de ánimo el que nos condiciona a la hora de elegir canciones?

Seguir leyendo

Bruce, Bruce, Bruce…

Querido Bruce:
Hace mucho que no hablamos. Tranquilo, te perdono.
Hace unos días te tuve en bucle en mi salón (y oye, que no me arrepiento, ¡fue maravilloso!), pero siento que hemos ido distanciándonos poco a poco. Será que siempre estás trabajando, tanta gira, tanto disco, tantas canciones… no sé cómo lo aguantas. Será por eso -entre otras cosas- que te llaman
The Boss.
Nuestro último encuentro, no sé si lo recordarás, fue en 2012. Anda que no ha llovido desde aquello ¿eh? Fue nuestra primera cita. Y última, para qué nos vamos a engañar. Pero para mí fue inolvidable. Te confesé que no era fan tuya desde el principio de los siglos -menudo pecado el mío el de ser sincera-, pero desde que nos presentaron has estado en mi vida. ¡Qué cosas!
La cuestión es que me he enterado de que has estado estos últimos días por Nueva York y me ha extrañado que no me avisaras. Bueno, la verdad, yo no me iba a pasar por allí y menos con la que estaba cayendo. A lo mejor tenías que habértelo pensado antes, ¡que por estas fechas siempre se cae el cielo en la ciudad de los rascacielos!
Como sea, quería aprovechar las circunstancias y aunque yo no fui una de las personas que se perdió el concierto del domingo en el Madison Square Garden (sin acritud, no te preocupes, ya me invitarás en otra ocasión), me he dado por aludida con eso de que
“you’re missing your fans” (ya lo sé tonto, yo también te echo de menos…). Así que no me ha quedado más remedio que descargarme el concierto que has colgado gratis en tu web.
Si vuelves por Madrid, ¡pégame un toque!
¡Gracias por compartir!
Nos vemos.
Besos.

Lo pensé. Sí. Si no esto, algo muy parecido. Y también pensé en twittearle un beso en la frente pero se me fue de las manos y no me salía ni el beso ni nada. Seguramente porque entré en bucle escuchando el concierto (¡qué concierto, señores!) desde que lo descargué. Y para cuando he conseguido salir de mi estado de embriaguez brucespringsteeniana, me he dado cuenta de que quedan menos de 2 horas para que los demás podáis descargarlo también.

Que ¿qué concierto? El domingo tuvo que suspender uno en el Madison Square Garden por el temporal que ha caído en la costa este de Estados Unidos y, como compensación a sus fans, ha colgado en este enlace el concierto del día 19 en Chicago. 33 canciones en directo casi casi recién salidas del horno.

  • She is the one
  • The rising
  • The river
  • Meet me in the city
  • Crush on you

¡Así hasta 33!

Estará disponible hasta las 8 p.m. hora de allí, con lo cual estará disponible en España (la península) hasta las doce de la noche. ¿A qué estáis esperando? Si pincháis en “buy show” antes de que la carroza se convierta en calabaza: Voilà!

Resulta que hay artistas que son Artistas y además lo comparten. Ya debatiremos otro día sobre las distintas formas de compartir. Hoy, corred, ¡y disfrutad del Boss! (por algo le llaman el jefe…).